Remedios para prevenir el mareo en los viajes.

Marearse durante los viajes es bastante común. Si no eres tú, seguro que conoces a alguien de tu entorno que lo pase mal en los trayectos en coche.

Por qué nos mareamos al viajar

El motivo de la cinetosis es el siguiente: en el oído interno tenemos un mecanismo que nos ayuda a mantener el equilibrio y a saber cómo estamos orientados, si estamos boca arriba o boca abajo: Es el sistema vestibular. Te hace consciente de todos los movimientos y posiciones que tome tu cuerpo.

Cuando subimos en un transporte y éste se pone en movimiento, la información que reciben tus ojos es distinta a «los datos» que tiene tu oído interno. Ante esa discordancia, el oído interno toma el camino de en medio provocando la reacción del nervio vago (que se dirige hacia tu sistema digestivo), que suele ser el momento de la primera arcada y otros síntomas igual de divertidos.

La prevención más común pasa por la farmacia. La mayoría de fármacos destinados a prevenir los síntomas de la cinetosis son antihistamínicos, pero hay personas que no pueden o no quieren tomarlos debido a contraindicaciones o a sus efectos secundarios.

Alternativas a los fármacos

Si prefieres las alternativas más naturales tu mejor aliado es el jengibre. Se dice que los marineros de la antigua China ya lo tomaban para prevenir los mareos en sus flotas. Lo puedes tomar en infusión o en cápsulas una hora antes de salir.

Tradicionalmente existen muchos otros remedios. Pero hasta la fecha el único que ha mostrado evidencias ser efectivo es el jengibre por su actividad antiemética (que previene del vomito).

 

Hace poco descubrí también unas gafas antimareo. Son unas gafas redondas en cuya montura hay un líquido de color que cambia de posición cuando mueves la cabeza. La idea es que ese líquido, tus ojos lo interpreten como el horizonte y de esa manera no exista contradicción entre tus ojos y tu oído. Quienes diseñaron las gafas garantizan una efectividad del 98% en mayores de diez años, que es la edad en la que el oído interno está maduro. Pero claro, nadie va a decir que su producto es malo. Las diseñó la casa Citroën y le han salido imitadores de debajo de las piedras. Personalmente no las he probado pero me gustaría. Si lo hago serás la primera persona en saberlo.

Una reflexión privada

Si la cuestión es una planta con actividad antiemética es posible que el cannabis resulte de utilidad.  Es bien sabido que los extractos de CBD, son muy útiles a la hora de calmar las nauseas en pacientes que reciben tratamientos de quimioterapia, así que me pregunto si no podría ser útil también en la prevención de la cinetosis.

Cuando el mareo ya ha llegado…

Si resulta que ni el fármaco ni la fitoterapia son para ti, lo mejor que puedes hacer es buscar la manera de prevenir los síntomas en la medida de lo posible.

En casa nos mareamos todos (es una fiesta viajar con nosotros) y tenemos un largo historial de desencuentros con la fisiología por tierra, mar y aire. Lo cual también nos ha aportado una amplia experiencia sobre qué hacer cuando nos pilla el toro.

No comas

Nuestro estómago tarda en digerir una comida entre media hora y dos horas. Si haces la ultima ingestión dos horas antes de salir le das tiempo al estómago a digerir y vaciarse. Es posible que las nauseas las tengas igual, pero te vas a ahorrar el mal rato de vomitar. Si viajas temprano por la mañana, ve en ayunas.

Vístete por capas

Procura ponerte ropa de manera que te la puedas ir quitando cuando entres en crisis. Sentir algo de frío suele ayudar a sobrellevar mejor los síntomas. Si es verano aprovecha los chorros de aire o lleva contigo un abanico.

Siéntate en primera fila

Si el problema viene de que ojos y oídos no registran lo mismo, cuanto más parecida sea la información que reciban, menos síntomas tendremos. Así que lo ideal es poder tener la vista en el camino para prever los movimientos. Ponte delante en los coches y autobuses. Ve cerca del timón en las embarcaciones. Si vas en avión y tenéis las turbulencias del año, pídele a los tripulantes de cabina si hay manera de poder ir en los primeros asientos, donde el avión se sacude menos.

Huele un poco de colonia

Cuando te mareas en un hospital aparece una enfermera con un algodoncito impregnado en alcohol para que lo huelas. El alcohol inhalado provoca un estado de euforia que en estos casos ayuda a sobrellevar el malestar. No solemos llevar encima botes de alcohol pero sí llevamos botes de colonia de bolso, toallitas de limón (de esas que dan en los restaurantes) y cosméticos varios con gran cantidad de alcohol entre sus ingredientes. Nos vale igual. Abre uno y pásalo bajo tu nariz. Te encontrarás mejor.
Ojo, inhalar alcohol es una actividad muy poco recomendable, aquí debemos jugar con la regla de «menos es más».

¿Tu te mareas? Cuéntamelo en los comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: