Operación Plástico: 1. Cómo eliminar los envases PET de tu vida.

 

 

Qué es el PET

Las siglas PET provienen de Polietileno Tereftalato y su código de identificación es el 1.

Visualmente es fácil de identificar. Es ese plástico transparente que brilla como si fuera vidrio. De hecho más de una vez he pensado que era vidrio hasta que lo he tocado y me he dado cuenta de que no lo era.

El uso más común de los envases PET son las botellas de refrescos, las botellas y garrafas de agua, las botellas y garrafas de aceite… No contentos con las botellas cada vez se encuentran más y más envases de PET en los supermercados: Las cajas transparentes de los huevos, los mini-tuppers o tarrinas en los que te venden la ensaladita ya preparada, los frutos secos, las tres lonchas de fiambre, la verdura cortada o las mandarinas sin cáscara.

Fuera de lo alimentario lo podemos encontrar también por todas partes. Pasando por todo tipo de blisters para bombillas, bolígrafos, tornillos o lo que sea que compremos en autoservicios en lugar de pasar por una tienda de toda la vida. Cada vez que veas un envase de plástico rígido maravillosamente transparente… es PET. Si le das la vuelta y buscas el simbolito de arriba verás que marca un 1.

¿Por qué hay tanto?

Porque es muy fácil y barato de fabricar.

¿Se puede reutilizar?

Se desaconseja para alimentación. Es un plástico que una vez pierde su integridad (cuando lo espachurras un poco y cruje pierde su integridad) suelta sustancias tóxicas que ingeriremos si las reutilizamos. De hecho practicamente ninguna botella PET mantiene su integridad mientras la estamos usando por primera vez. así que de hecho, nos estamos envenenando sin necesidad de reutilización.

¿Se puede reciclar?

Veamos; Al PET solo se le conoce un proceso de reciclado (uno que no sea ni lanzarlo al mar ni incinerarlo) y es para convertirlo en fibra textil. Con cinco botellas PET se puede hacer el relleno de una chaqueta de invierno. Con dos o tres se pueden hacer unos zapatos o deportivas. Con quince se hace el relleno de un edredón.

En primer lugar, ni siquiera consumiendo exclusivamente ropa hecha de material  plástico reciclado somos capaces de dar salida a todo el PET que existe ahora mismo. (Ya no hablemos de usar ropa de poliester en verano con el aumento progresivo de las temperaturas).

En segundo, la contaminación por deshechos de tela de las fabricas textiles y toda la ropa deshechada del primer mundo que inunda a paises en vias de desarrollo y que ya no quiere nadie es otro problema medioambiental tan severo como el plástico.

Así que tiene poco sentido pensar que el reciclaje de todo ese PET se convierte en algo positivo. En números globales es un parche. Es cierto que el poliester tiene sus ventajas en los climas extremadamente fríos y es cierto que con la rotura del vórtice polar las temperaturas extremas nos pueden salir al paso en cualquier sitio. Pero incluso con esas ventajas no legitima que se sigan usando ese tipo de plasticos indiscriminadamente y se aliente a ello.

El flujo continuo de botellas y envases de PET debería ser erradicado para antes de ayer.

 

Alternativas a los envases PET

Vamos a buscar opciones para sustituir todo ese plástico. Quizás te parezca que no son las opciones óptimas pero siempre será mejor que seguir agravando el problema.

Refrescos

Pásate al cristal o a las latas. Son facilmente reciclables en nuevas latas o botellas. Tienen huella de carbono pero es menor.

Otra opción es dejar de consumirlos, o reducir su consumo. Tampoco es que aporten nada bueno.

Agua

Si vives en España seguramente el agua de tu casa sea de buena calidad aunque sepa a rayos. Eso lo arregla un filtro de carbono. Son económicos, pequeños y facilmente adaptables a la boquilla de tu grifo.
Si tienes que salir fuera y te gusta llevarte una botellita de agua, usa una botella de agua reutilizable (vidrio, acero, aluminio o plástico sin BPA si ya la tienes) que hayas rellenado en casa.
Existen algunas localizaciones en las que el agua del grifo es imposible de beber. En esas zonas, a modo de reducción de resíduos puede ser interesante el uso de dispensadores de agua en garrafas. Te la llevan a casa, y los envases, además de ahorrar en cantidad de plástico por litro, se devuelven para poder ser reutilizados. Con lo cual no son material de un solo uso.
Existe un sistema que resulta algo más complejo pero también interesante. Son las destiladoras de agua. Especialmente útiles si el agua que llega a tus cañerías se puede ver contaminada o si alguien en casa tiene propensión a formar calculos en el riñón.  Conlleva un proceso largo de filtración y destilación con lo que hay que estar pendientes para no quedarte sin sunimistro.

Aceite

Lo tienes en envases metalicos y de vidrio. Si buscas un poco por tu zona puede que encuentres también tiendas donde lo vendan a granel y puedas rellenar tus propias botellas o garrafas.

Huevos

Tienes el envase de cartón de toda la vida o aún mejor: te pasas por el mercado de abastos con una huevera vacía y la rellenas.

Ensaladas y platos preparados

Sería interesante tomar consciencia de nuestras necesidades y prepararnos adecuadamente antes de salir de casa. Si sabemos de antemano que no vamos a llegar a casa y el menú de un bar nos resulta prohibitivo deberíamos encontrar un momento para prepararnos algo en casa y usar un tupper o fiambrera reutilizable.
Si nos ha pillado el toro, podemos optar por las latas de precocinados, conseguir un bocadillo (que ya será menos resíduo) o pasar por una frutería y hacer un tenempié de fruta y frutos secos, por ejemplo. Cuando llegues a casa ya comerás algo más consistente.

Fiambre

Si lo compras al corte y en cantidades grandes siempre generará menos resíduo que a base de bandejitas de 100 gramos.
Para los más atrevidos y planificadores sugiero llevar tus propios envases reutilizables y pedir que te pongan el fiambre en ellos. Ojo, las grandes empresas no siempre te ponen facil la labor de disminuir plasticos argumentando protocolos de higiene. Pero seguro que las tiendas pequeñas estarán encantadas de acceder a tus peticiones sin tanta reticencia.

Frutos secos

Los puedes comprar a granel con tu propia bolsa de tela reutilizable.
Si lo del granel todavía es muy aventurero para ti elige cualquier envase que no sea la tarrinita de PET. Ya seguiremos avanzando.

Fruta y Verdura

En muchos lugares, sobre todo supermercados donde no tienen personal para estar al cargo de la fruta y la verdura, algunas variedades se empaquetan para que no se mezclen con otras «por error».  Pero eso no justifica el sobreenvasado completamente irracional y absurdo, llegando a sustituirlo por la propia piel.

No hay mejor envase para las frutas que su propia cáscara. Así que no hay excusas para sustituirlos por tarrinas. Compra la fruta y la verdura entera y sin rebozos.

Quizás sería interesante pasarte por la frutería de tu barrio, donde todo llega en cajas de madera y te la van a servir sin mayores aditivos.

Material no alimentario

Haz felices a los comercios de tu zona y pásate por tiendas especializadas para aquello que necesites.  Véase ferreterías, papelerías, farmacias, jugueterías… Verás que son gente amable y que nada viene envuelto en una carcasa de plástico.

Los juguetes… ay los juguetes. Podrían ser un tema aparte. Solo un apunte: los juguetes de usar y tirar son una mala solución a una pataleta. No enseñan a dar valor a las cosas, no evitan una futura pataleta y contaminan.

Recuerda que la sostenibilidad es un camino a seguir. Siempre es mejor andar despacio que mantenerte al margen.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll hacia arriba
A %d blogueros les gusta esto: